<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=218308005863699&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Ideas creativas y rentables: Aprende a romper mitos

Suelta las creencias para expandir las ideas creativas y rentables.png
Escrito por: Aidee Díaz

 

¿Alguna vez has pensado por qué frenas esas grandes ideas que recurrentemente te llegan a tu cabeza? ¿Cuándo fue la última vez que te paso? ¿Se te ha hecho costumbre?

A partir de este momento, te invito a soltar esas viejas costumbres ¡atrévete, acciona y produce con tus grandes ideas!

En el mundo organizacional recurrentemente creamos perfiles de puestos, los cuales describen las competencias que se requieren para el desempeño de los colaboradores. Sin embargo, pocas veces nos ponemos a pensar que cada una de las personas trae a nuestra empresa valores, hábitos y creencias que también contribuyen al rendimiento cotidiano.

 

¿Cómo identificar una creencia organizacional?

 

Algunos ejemplos de las creencias son:

“Eso no se puede… es muy difícil que eso funcione aquí”

“Ya lo han intentado otros y no han podido, yo quiero ver que lo logren”

“Mi experiencia no se puede transmitir”

“Las reuniones son una pérdida de tiempo”

“Siempre hay una mejor manera de hacer las cosas ¿Por qué no lo hacemos?”

 

Normalmente cuando nos encontramos o decimos enunciados como estos, no nos cuestionamos lo que son ni su VIGENCIA o validez. Lo cierto es que todos tenemos creencias; el reto es estar conscientes de que éstas, sean dirigidas hacia algo productivo, positivo y energizante. De lo contrario, nuestras ideas se frenan y limitan a lo ya dominado y conocido en nuestra actividad profesional.

Ahora bien, te mostraré un ejemplo de creencias que frenan o impulsan ideas en un Director de Marketing.

 

Creencia que frena idea

Creencia que impulsa idea

“En este negocio ya no hay nada que hacer”

“Siempre hay caminos nuevos para sorprender al cliente”

 

Es importante pensar que las creencias que impulsan ideas, son aquellas que nos permitirán producir, innovar, crecer y desarrollarnos como empresas, estas creencias se expanden y generan beneficios.

 

¿Y tú, qué haces con las ideas de tu organización?

 

Las desechas, las enriqueces, las apoyas…

En la mayoría de las empresas observo que cada una de ellas ve la realidad desde su propio lente y esta es la principal barrera cuando se trata de generar ideas rentables. Frecuentemente los jefes y subordinados perciben la situación de acuerdo a sus modelos mentales, hay un cruce de creencias, percepciones, deducciones que nutren o desnutren a la organización.

 

¿Cómo puedes impulsar las ideas de tus colaboradores?

 

Dos poderosas herramientas que puedes utilizar son:

  1. ESCUCHA, después CUESTIONA, la combinación de estos dos elementos rompe con las creencias que no funcionan; potencializando las que pueden generar grandes ganancias.
  2. ENTRENA a tu mente, ábrete a posibilidades, crea espacios para pensar; entrena a tu mente ha identificar las restricciones que se encuentran alrededor para ampliar posibilidades de cómo sí hacer las cosas. Eso implica que en la organización estemos abiertos a escuchar y a cuestionar más que a justificar el esfuerzo que nos ha costado tal o cual acción.

Explora estas nuevas creencias y cuéntame el camino para implementarlas en tu organización. Activa en tu mente lo siguiente:

“El capital humano es lo más importante en esta organización”

“Hay que compartir los conocimientos”

“El aprendizaje es un cambio de comportamiento”

“Somos una empresa competitiva”

“El cliente es lo más importante”

"Los directivos necesitan feedback, tanto o más que los trabajadores"

“El cambio es muy fácil, podemos hacerlo”

“Expresar los sentimientos serenamente es positivo”

“Todas las ideas son bienvenidas”

 

Y ahora ¿Qué vas a hacer con todas las ideas que surjan? Mi recomendación es: escucha todas, tómalas, valídalas, pruébalas, mídelas (tiempo, recursos, ahorros, impactos) y reconoce a su creador. ¡Te sorprenderás de la energía creativa que surge de escuchar y cuestionar!

Para concluir, quiero compartirte una creencia que me impulsó a desarrollar este contenido: "el desarrollo de las personas y de sus organizaciones pasa por la mejora de sus modelos mentales".

 

Suscríbete a nuestro blog