<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=218308005863699&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Evita los problemas gastrointestinales por estrés con estos tips

Escrito por: Alisa Paz

Pasar muchas horas frente a la computadora, trabajar horas extra todos los días y vivir estresado por los pendientes laborales le cobran una factura al cuerpo que tiende a ser mucho más alta de lo que piensas. No solo se trata del desgaste físico o malas decisiones alimenticias, sino de la relación entre las emociones y el aparato digestivo, por eso te explicaremos un poco mejor cómo evitar los problemas gastrointestinales.

 

La relación entre el cerebro y el aparato digestivo

De acuerdo al International Foundation for Gastrointestinal Disorders, IFFGD, “el intestino cuenta con algunas de las mismas terminaciones nerviosas y neurotransmisores que el cerebro con el cual se mantiene ligado a través del núcleo grande”, lo que explica la relación que existe entre lo que pensamos y cómo nos sentimos con la salud de nuestro aparato digestivo.

Así, el estrés, la ansiedad o la depresión pueden impactar de manera directa el funcionamiento del aparato digestivo. De hecho, estar en estrés constante debido a problemas laborales o personales,  estimula la liberación de ciertas hormonas como el cortisol que pueden provocar:  alteración de la microbiota, disfunción de la barrera intestinal, menor recuperación de la mucosa digestiva, disminución de las secreciones gástricas y de los movimientos peristálticos. 

 

problemas-gastrointestinales-por-estres 1

Identifica las emociones que lo provocan

Entre las recomendaciones de la IFFDG, se encuentra la detección de esas emociones o momentos que detonan malestares estomacales que solemos adjudicar a alguna úlcera, gastritis o colitis. Si bien es pertinente tratar estos padecimientos con medicamento, en caso de ser recetados por el médico, en ocasiones vale la pena analizar primero las emociones.

Para realizarlo, puedes tener un diario en el que lleves un registro de los momentos en los que el malestar se presenta y analizar lo que sucedió durante el día para tener un mejor control sobre las acciones o sucesos previos que pudieron haberlo detonado.



Ojo con tus hábitos alimenticios

Claro que no podemos asumir que el 100% del problema es el estrés o el exceso de trabajo si lo combinamos con malos hábitos alimenticios como pasar muchas horas sin comer, saltar alimentos durante el día, ingerir demasiadas grasas o alimentos procesados, abusar del consumo de sal, entre otros. 

Mezclar el estrés o la ansiedad con una mala alimentación puede intensificar los malestares o generar padecimientos más allá de una “simple gastritis” como diabetes, hipertensión u obesidad. Por esto, es importante que tengas un plan alimenticio que estés seguro de respetar, intenta preparar tus alimentos con anticipación y que contenga alimentos variados. Recuerda que lo recomendable es ingerir alimentos por lo menos cada 3 a 4 horas, por lo que las colaciones, además de ser rápidas y saludables, evitarán que a la hora de la comida tengas tanta hambre que comas de más.

problemas-gastrointestinales-por-estres 2

La salud mental y emocional también es importante

Como dijimos antes, los problemas gastrointestinales requieren que pongas atención tanto a los aspectos físicos como a los psicológicos. Pero, sabemos que decir “ya no voy a estresarme” no soluciona el problema, por lo que es importante que pienses en alguna estrategia para enfrentar esos momentos difíciles relacionados con el trabajo. Aquí te damos algunas opciones:

  • Pausas activas
  • Ejercicio por lo menos 3 veces a la semana
  • Meditación 
  • Respetar jornadas laborales
  • Dormir las horas necesarias 

 

problemas-gastrointestinales-por-estres 3

 

Acude al médico, no lo dejes para después

Si has intentado varias de estas opciones y aún tienes problemas frecuentes, no dudes en acudir a un médico para que te asesore y recomiende el tratamiento adecuado.

 

Suscríbete a nuestro blog