<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=218308005863699&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Los 3 impulsores de la motivación

Los 3 impulsores de la motivación_PYMEadvisor.png
Escrito por: Sodexo

Los 3 impulsores de la motivación_PYMEadvisor.png

Resulta indiscutible la brecha significativa que existe en los resultados obtenidos por un equipo completamente motivado y, por otro lado, uno que trabaja sin pasión. No se puede aspirar a un desempeño superior de un individuo, ni mucho menos de una organización,  sin entusiasmo y fuego en el interior de cada una de las personas. 

La pasión lleva a los seres humanos a dar más de si mismos en beneficio de un objetivo común, a maximizar recursos, a encontrar soluciones creativas y a caminar la “milla extra” cuando se requiere. Un equipo motivado es un equipo innovador, productivo y capaz de redefinirse en todo momento.

Esto resulta tan trascendente  que cada director, líder y empresario buscan por diferentes medios producir niveles superiores y sostenidos de motivación en todos sus colaboradores.

Sin embargo, el desafío de la  motivación es que depende al 100 por ciento  de los individuos, es decir, es algo que se abraza de forma personal y un líder no puede inyectarla como si fuera una medicina en cada uno del equipo. No es algo que viene del exterior sino del interior de la persona. Jamás puede ser impuesta, es un acto consciente y voluntario. Como lo diría el difunto y experto en liderazgo Stephen Covey: “ Podemos comprar la espalda de alguien, pero no podemos comprar la mente, el corazón ni el espíritu de nadie. Estos las personas los entregan libremente a lo que ellos deciden.”

A pesar de esto,  la alta gerencia y el empresario si tienen una gran responsabilidad en los niveles de pasión de las personas a su alrededor. Existe en ellos la gran posibilidad de construir el ambiente de trabajo, las políticas  adecuadas, los planes de desarrollo, las compensaciones  y los sistemas que impulsan la motivación de las personas.

Los  3 impulsores esenciales,  basados en la tesis de Daniel Pink,  que todo líder tiene a sus alcance de  su mano y que están ligados directamente con la motivación personal intrínsecas son los siguientes:

  1. Autonomía

Las personas se conectan emocionalmente con proyectos donde se les otorga libertad de acción. Se les dice que se espera como resultado final y que necesidades deben ser cubiertas, pero se les brinda el espacio para buscar la solución. El líder funge como facilitador de recursos y acompañante de viaje.

Otorgar  autonomía requiere confianza, dejar a un lado el ego y disfrutar que la gente se desarrolle.

Combatir la microgerencia y la adicción al control requiere inteligencia y estrategia, y  es un camino muy doloroso para muchos líderes, ya que ellos basan su satisfacción en sentirse necesarios e irremplazables. 

Por último, no se debe confundir la indiferencia con la autonomía. El líder debe ser mentor y aparecer en los momentos clave para despejar el camino y dejar al colaborador trabajar con libertad.

  1. Propósito.

Las acciones diarias, los resultados del trabajo personal y el esfuerzo cotidiano tienen que impactar una causa digna para el alma de cada persona. Cuando el individuo está convencido que su trabajo forma parte de un gran propósito, la motivación viene por añadidura. Hoy más que nunca las misiones organizacionales tienen que ser vivas, profundas y, sobre todo, reales.

Todo ser humano aspira a contribuir con su tiempo, esfuerzo y talento a una causa mas allá de generar riqueza. La mayoría de los individuos desean  contribuir a un mundo mejor,  servir a la sociedad y  provocar cambios en beneficio de muchos.

El propósito no es un enunciado bien redactado y guardado en un manual organizacional. Es una frase viva y poderosa que enciende el alma del empresario y, por lo tanto, le apasiona. Este propósito conecta a las personas y provee de aliento y alimento emocional. 

  1. Maestría

Todas las personas tienen talentos y habilidades que desean usar creativamente en favor de su organización. Sin embargo, lo que motiva en un nivel superior no es solo ser útil, sino desarrollarse como experto. Cuando las personas tienen la posibilidad de  transformar sus talentos en fortalezas dominantes la energía individual es superior y sostenida.

Una organización que está enfocada en mantener altos niveles de motivación e su gente, buscará afanosamente que cada persona se desarrolle de forma consistente en las áreas en donde muestra mayor capacidad y habilidad.

Ser una empresa enfocada a desarrollar el talento de la gente es un imperativo si se aspira a ser altamente competitivo en la actualidad.

Motiva por medio de estos 3 impulsores esenciales y goza de los beneficios de ello.

 

Suscríbete a nuestro blog