<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=218308005863699&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

La UMA: valor 2020 y beneficios para tus colaboradores

Escrito por: Francis Covarrubias

Julio Santaella, el actual presidente de la Junta de Gobierno del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), anunció que la UMA[1] pasará de $84.49 pesos a $86.88 pesos, a partir del 1 de febrero. Esto quiere decir que tendrá un valor mensual de $2,641.15 pesos y anual de $31,693.80 pesos en 2020.

¿Cómo se obtiene el aumento anual de la UMA?

 

El artículo 4 de la "Ley para determinar el valor de la Unidad de Medida y Actualización" nos dice que "el valor actualizado de la UMA se calculará y determinará anualmente por el INEGI, de conformidad con el siguiente método:

 1. El valor diario se determinará multiplicando el valor diario de la UMA del año inmediato anterior por el resultado de la suma de uno, más la variación interanual del Índice Nacional de Precios al Consumidor del mes de diciembre del año inmediato anterior.

tabla_UMA

 

2.El valor mensual será el producto de multiplicar el valor diario de la UMA por 30.4.

3.El valor anual será el producto de multiplicar el valor mensual de la UMA por 12.”

Con base en esto y al considerar que la variación del INPC fue de 2.83% en diciembre de 2019, el INEGI publicó el pasado 9 de enero su valor para 2020, aplicable a partir del 1 de febrero:

 

¿Cómo están relacionadas la UMA y las prestaciones de previsión social?

 

En principio, las prestaciones de previsión social que perciban los colaboradores constituyen conceptos exentos del pago del ISR, tal como lo dispone el artículo 93, fracción IX de la Ley del Impuesto sobre la Renta (LISR).

 

Sin embargo, el penúltimo párrafo del artículo 93 antes citado establece que la exención aplicable a los ingresos obtenidos por concepto de prestaciones de previsión social, se limitará a una Unidad de Medida y Actualización (“UMA”) que equivale a $2,641.15 pesos mensuales ($31,696.80 anuales), cuando la suma de los ingresos por concepto de salarios y el monto de la exención exceda de una cantidad equivalente a siete UMAs, elevadas al año ($221,856.60 anuales). Esta limitación en ningún caso deberá dar como resultado que la suma de los ingresos por salarios y el importe de la exención, sea inferior a siete veces la UMA elevada al año.

 

En este sentido, es posible sostener que un empleado puede percibir un salario y prestaciones de previsión social que no excedan de $18,488.05 mensuales, en cuyo caso estas prestaciones estarían totalmente exentas de ISR.

 

¿Cómo afecta mi bolsillo la UMA? 

 

¿Cómo otorgar este beneficio a tus colaboradores?

Es posible brindar prestaciones de previsión social “flexibles” topadas al máximo permisible para mantener la exención a cargo del trabajador. Algunas de las prestaciones flexibles que pueden otorgarse, son las siguientes

  • -Vales de despensa
  • -Vales de restaurante (que no se otorguen como “no ingreso”)
  • -Vales de gasolina
  • -Vales de uniforme
  • -Vales para viajes (boletos de avión, hoteles, etc.)
  • -Seguro de gastos médicos mayores
  • -Reembolso de gastos médicos y hospitalarios
  • -Seguro de vida
  • -Becas educacionales (ej. colegios, idiomas, diplomados, postgrados) para el trabajador y sus hijos
  • -Actividades culturales (ej. libros, museos, conciertos, cine, teatro)
  • -Guarderías infantiles
  • -Gimnasio y otras actividades deportivas (carreras, clases de yoga, spinning, etc.)

En Sodexo te sugerimos aprovechar lo que marca la ley al otorgar prestaciones exentas mediante el uso de monederos electrónicos de previsión social. Estos monederos pueden ser de despensa certificados por el SAT, topados al máximo permisible en UMAs ($2,641.15 mensuales) para mantener la exención a cargo de tu colaborador y, así, tu empresa podrá deducir hasta en un 53% en ISR.

 

Tienda Pass

[1] La Unidad de Medida y Actualización (UMA) es la medida o referencia económica en pesos para determinar el pago de impuestos, multas, prestaciones, trámites de gobierno y créditos hipotecarios, por lo que se espera que el costo de estos aumente.  Esta medida se creó en 2016 para reemplazar el esquema Veces Salario Mínimo (VSM), y su incremento no está necesariamente vinculado a la inflación. La modificación tenía como fin beneficiar a los contribuyentes.

 

Suscríbete a nuestro blog