Decidiendo emprender a los 50 años de edad

Jose Santomingo.png
Escrito por: Javier Pérez

Jose Santomingo.png

Aprendió a hacer negocios bancarios por teléfono, su estrategia era escuchar los tonos e inflexiones de voz de la persona con la que estaba tratando; y le facilitó identificar distintos estilos de trading (negociar a través del aparato telefónico). Eran los 70s.

Trabajaba en bancos como Trading donde se caracterizó en no hacer movimientos financieros el mismo día. Para comprar o vender observaba los productos una semana o más. Ganó experiencia financiera al laborar para Bank Boston, tenía a su cargo Chile, Panamá, Perú y Colombia. Hoy José Santomingo, es el dueño de Fol, agencia de valores en Chile. 

Aprovechando la experiencia de 25 años de emplearse en la banca; decide emprender a los 50 años de edad. José comenta que ha cometido errores como pasar mucho tiempo en finanzas y administración de inversión. Rechazó trabajar en el exterior; “pero no me arrepiento ya que tengo seis hijos y hubieran sufrido; me equivoqué laboralmente, pero en lo familiar no. Sumando y restando estoy seguro de que fue beneficioso para mi familia”, comenta José.

Cuando inició Fol en 2009 tuvo fallas, reconoce “creo que todos debemos examinar nuestras faltas; la persona que no lo hace o es Dios o miente; nos equivocamos, elegimos mal el equipo de colaboradores. Aprendí que del éxito pasas a convertirte en un atractor de talentos”, dice José Santomingo

Cambió a todo el personal: programadores, analistas, gente de operaciones y de tecnología; y dio un giro de 180 grados. En un año consiguió lo que no pudo en 38 meses; sin duda es importante estar con la gente correcta y usar los recursos que tienes de manera eficiente.

Emprender con más de 50 años es un esfuerzo doble; no tienes la energía de una persona de 25; pero en el área de fintech la experiencia es importante, el sistema bancario en el mundo es constantemente regulado; por esto innovar en esta industria es complicado.

Fol nace al ver que muchas personas necesitan asesoría; porque si inviertes USD$ 500 recibes menos información que al cooperar con dos millones; Para los bancos atender pequeños inversionistas es costoso. Fol resuelve este problema.

Fol es una startup donde la persona pude aportar desde USD$ 30 en un gran mercado de fondos mutuos y además con tres maneras de invertir muy sencillas:

  1. Hacerlo por ti mismo usando las funcionalidades de la plataforma si ya tienes una idea de cómo invertir.
  2. A través de la recomendación de software dependiendo del riesgo que escojas tienes varias propuestas.
  3. Observar una red social de inversores en donde puedes analizar lo que hacen otros y aplicarlo a tu beneficio.

Esto es como un supermercado donde entras y encuentras distintas marcas de productos; donde compiten entre ellos. Aquí encuentras todo y puedes comparar.

Convencer al primer banco fue difícil, pero lo logró. “Creo que dijeron quitémonos a este loco de encima y digámosle que sí. Les llamaba toda la semana. Para ellos permitir que un tercero distribuya su marca no es fácil tienes que demostrar que lo haces bien”, comparte José.

José no recuerda con cuanto capital arrancó Fol, pero él y sus socios han puesto USD$ 8 millones; hoy tiene más de tres mil inversionistas, 25 usuarios operan el sitio en Chile, ha realizado 60 mil operaciones, tiene USD$ 30 millones en activo bajo manejo. Es difícil creer que al iniciar solo teníamos 10 clientes.

El 49% de las personas que están con Fol buscan ahorrar para educación, jubilación, vacaciones o comprarse algo. Cuando la persona quiere retirar su dinero lo puede hacer sin contratiempos. Hay quien no pude ahorrar porque los ingresos no le alcanzan, así que hay que hacerlo atractivo y fácil.

José explica que hoy los retos de Fol son varios: Consolidar el negocio, hacerlo crecer, que conozcan el servicio y poder expandir a Latinoamérica. México tiene la mayor economía USD$ 150 mil millones en fondo mutuo. China es la tercera con USD$ 46 millones. “Comenzamos con 50 empleados hoy sólo son 19; todo con capital propio. En el 2009 ni se hablaba de los fintech; lo que nos decían los bancos es que estábamos locos. Costó mucho que nos creyeran”.

Su estrategia es conocer los gustos del cliente por medio de Internet, en Fol el 25% es referido de otro usuario. A José le agradaría tener más recursos para hacer una campaña de marketing fuerte, “nos falta ser agresivos en la comunicación”, señala el ejecutivo.

“Hay una revolución en el mercado de la finanzas y tecnología hay que aprovecharla, Invitar a todos a que inviertan y que sepan que todos tienen el derecho de hacerlo y hacerlo bien”, concluye José Santomingo.

Suscríbete a nuestro blog