<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=218308005863699&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Evolución del transporte: camiones del pasado vs. actuales.

Evolución del transporte
Escrito por: Priscila Carcaño

¿Es la rueda el invento más importante de la humanidad? Existen muchos factores para pensar que así es, principalmente para el transporte de mercancías por carretera.

 

Cuando Gottlieb Daimler creó el primer camión de carga de la historia en 1896, la rueda fue el principal eslabón para su invento, al desarrollarlo a partir de un carruaje montado sobre ruedas de madera revestidas de hierro.

 

Pero no era todo. Los componentes mecánicos más relevantes de este camión se orientaban a una transmisión por correa con cuatro velocidades y un motor Phoenix de dos cilindros montado en posición vertical debajo de la parte trasera del vehículo.

 

Prototipo de amion

 

Daimler relevó la barra de tiro tradicional de los caballos por el motor de apenas 4 caballos de vapor que sería el encargado de proporcionar la fuerza, con una carga útil de 1.500 kilogramos.

 

Simplicidad de componentes, la característica de los primeros camiones

Si hoy vemos las imágenes de los primeros camiones en el mundo, podría parecer que poco o nada tenían que ver con las unidades que se fabricaron años después.

 

Si bien la simplicidad de sus componentes era más que evidente, la integración de algunos sistemas sirvió como una plataforma para el futuro.

 

Al igual que varios camiones y vehículos creados posteriormente, los primeros chasises incluían un sistema de suspensión por muelles que filtraba las irregularidades de los caminos y carreteras de aquella época, además de aminorar las vibraciones provocadas por el motor.

 

Prototipo de transporte

 

A la par, los primeros camiones de carga de la historia añadieron un mecanismo de engranajes a través de piñones que permitía trasladar la fuerza del motor a las ruedas.

 

Este sistema creó un precedente de lo que hoy conocemos como eje planetario (la caja de engranajes que transfiere la mayor densidad de par en la forma más compacta posible), un elemento esencial en la generación de camiones que arribaría más adelante y que actualmente sigue vigente en el sector.

 

La evolución de los camiones de carga

A partir de la expansión de los camiones de combustión interna durante inicios del siglo pasado, fabricantes franceses y estadounidenses comenzaron a desarrollar sus propias variantes.

 

La mayoría incluía en sus camiones motores de 2 a 4 cilindros y su capacidad de carga rondaba los 2,000 kilogramos.

 

El surgimiento de la Primera Guerra Mundial marcó un parteaguas para los componentes de los camiones de carga.

Transporte para niños 

 

Una vez culminado el conflicto, se dio una ‘época de oro’ para los camiones de carga, donde se dejó de lado la simplicidad de los mecanismos para dar paso a la integración de neumáticos de caucho y de sistemas de frenos más avanzados.

 

A diferencia de la industria automotriz que fue creciendo de manera exponencial, el sector pesado tuvo una evolución más pausada, pero eso sí, muy sostenida.

 

Los motores de 6 y 8 cilindros comenzaron a tener una gran presencia en las unidades de carga, además de mecanismos como el cierre de cabina y la iluminación eléctrica.

 

El tema del diésel como alimentador integral en el autotransporte empezó a darse durante los años 40. En el caso de Estados Unidos, los motores diésel fueron incluidos en los camiones de carga a partir de los años 70, impulsados por la crisis de petróleo durante esa década.

 

En ese sentido, los camiones han ido especializándose en función de sus necesidades.

 

Desde una simple caja abierta o cerrada hasta diseños y equipamientos específicos para transportar mercancía peligrosa, líquida, refrigerada, etc., los camiones en la actualidad se encuentran repartidos en función de su tamaño, tracción y carrocería.

 

¿Cómo serán los camiones del futuro?

Para nadie es un secreto que la industria de autotransporte se está orientando hacia la electrificación y la autonomía en el manejo, por lo que la simplicidad de los sistemas y componentes de los camiones poco a poco irán quedando en el olvido.

 

Según especialistas, la mecánica de gasóleo, eléctrica, híbrida o de hidrógeno forjará el futuro del transporte de carga, además de cabinas amplias y operadas de forma autónoma, es decir sin operador.

 

En la actualidad, se desarrollan sistemas de control remoto para camiones autónomos, los cuales van controlados por un operador y cuyo cometido es el de gestionar varios de estos vehículos de transporte sin conductor, además de que también pueden realizar muchas más maniobras.

 

A la par, se realizan pruebas de camiones eléctricos equipados con baterías intercambiables que se pueden relevar en dos o tres minutos.

 

Componentes de tranporte

 

 

Sin importar la época, la evolución de los sistemas y componentes de las unidades de carga tienen un objetivo en común: mejorar la operación de la flota y disminuir el consumo de combustible.

 

Ahí es donde los componentes físicos deben ir de la mano con la evolución de herramientas que permitan recopilar información sobre la operación de los camiones y optimizar su consumo.

 

 

Suscríbete a nuestro blog