<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=218308005863699&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

¿Qué es el balance general de una empresa?

balance-general-de-una-empresa
Escrito por: Vera Cortés

El balance general de una empresa, de manera sencilla, es una radiografía del estado financiero de tu empresa. Ayuda a conocer el estado real de tu negocio, contando tanto los ingresos, como los gastos y deudas, de modo que puedas desarrollar estrategias de manera más objetiva y acertada. Se recomienda realizar el balance general una vez al año y aquí te contamos un poco más.

 

¿Qué elementos debes considerar para hacer el balance general de una empresa?

Antes de empezar un balance general, debes tener a la mano todos los documentos relacionados con las finanzas y contabilidad de tu negocio. Es recomendable que las diversas áreas involucradas realicen este ejercicio de manera conjunta.

El balance general se conforma de:

  • Activos
  • Pasivos
  • Patrimonio o capital

Cada uno, a su vez, cuenta con subdivisiones que explicaremos a continuación.

Consejos para optimizar tu proceso de nómina

Activos

Esta parte de tu negocio engloba todo lo que posees que tiene valor y se divide de acuerdo a su liquidez en activos corrientes, activos fijos y otros activos.

 

balance-general-de-una-empresa 1

 

Activos corrientes o circulantes

Estos son los bienes o créditos que pueden convertirse en efectivo en un plazo menor a un año, es decir, todo aquello de lo que puedes disponer de manera rápida como:

  • Dinero en caja
  • Inversiones
  • Saldo en el banco
  • Inventario
  • Cuentas por cobrar

Activos fijos

Los activos fijos también hacen referencia a las pertenencias de una empresa, ya sean tangibles o intangibles; sin embargo, a diferencia del anterior, estos bienes no pueden convertirse en efectivo a corto plazo y en ocasiones suelen ser necesarios para el funcionamiento de la empresa, por lo que ponerlos a la venta implica otras cuestiones. Algunos ejemplos de activos fijos son:

  • Maquinaria y equipo
  • Vehículos empresariales
  • Mobiliario y 
  • Equipo de oficina
  • Equipo de cómputo
  • Edificios o inmuebles
  • Terrenos

 

balance-general-de-una-empresa 2

 

Otros activos

Como su nombre lo indica, acá entran todos aquellos que no encajan en las categorías anteriores y dependen de cada empresa. Algunos incluyen aquí los conocidos como activos diferidos, que constan de costos o gastos diferidos en pagos a futuro.

 

Pasivos

Hablar de pasivos es hablar de gastos fijos, deudas u obligaciones financieras que la empresa posee de manera interna o con terceros como instituciones financieras, proveedores, etc. Como los activos, los pasivos se dividen, pero esta vez de acuerdo al nivel de exigencia o plazo para la liquidación. Ten en cuenta que dentro de este rubro también se incluye el pago de impuestos.

 

 

Pasivos corrientes o circulantes

Los pasivos corrientes son aquellas deudas que pueden ser cubiertas en menos de un año y, en muchos casos suelen ser rotativos, es decir que aunque pueden ser cubiertos de manera inmediata o en un periodo breve de tiempo, la deuda no termina como tal, sino que solo se cubre el monto momentáneo. Algunos ejemplos son:

  • Pago a proveedores
  • Impuestos
  • Anticipos clientes
  • Cuentas por pagar a acreedores
  • Intereses bancarios

 

Pasivos diferidos y de largo plazo

Cuando la deuda no puede ser cubierta en el año próximo o sabes de antemano que seguirá vigente para tu siguiente balance general se considera en este rubro. Algunos ejemplos son:

Ingresos recibidos con anticipación

Reembolsos de ingresos anticipados

Créditos bancarios

Documentos por pagar

 

balance-general-de-una-empresa 3

 

 

Patrimonio o capital

Este número es justo lo que tendrás después de agregar y restar todo lo anterior. El capital es la ganancia real que tu empresa ha generado durante el lapso seleccionado (que tiende a ser un año). La fórmula empleada para sacar el patrimonio es la siguiente:

Activos - Pasivos = Patrimonio

 

Importancia de realizar un balance general de tu empresa

Conocer el estado financiero de tu negocio permite que desarrolles presupuestos más acertados y evites endeudarte con cantidades que no podrás cubrir. Además, claro, de tener la capacidad de saber con detalle qué tan rentable está siendo tu empresa. Por otro lado, este tipo de ejercicios permite que detectes problemas de administración o errores en el manejo de tu capital, además de conocer las áreas de oportunidad que están generando gastos innecesarios o demasiado elevados. Algunos de los puntos más frecuentes que salen a relucir tras el balance general son:

  • Excedente o insuficiencia de fondos en efectivo
  • Sobrante o faltante de inventarios.
  • Montos elevados de ventas a crédito
  • Ineficiencia de cobranza
  • Exceso de deudas 

La salud financiera de tu empresa es clave para su crecimiento, por lo que no debes dejar de lado este tipo de ejercicios.

Suscríbete a nuestro blog