<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=218308005863699&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

El Thinkin Design y como aprovecharlo en tu empresa

Dsign Thinking.png
Escrito por: Adrián Velazco

Como diseñador industrial me sorprendí gratamente cuando hace un par de años me topé con el concepto de Design Thinking (DT). Desde entonces, esta herramienta enfocada en la creatividad se ha ido posicionando cada vez más en la mente y el vocabulario empresarial de empresas globales como Mars o IBM. El DT está enfocado en procesos creativos e innovadores, con principios útiles para el ejercicio profesional en cualquier área y actividad.

¿Qué es el Desing Thinking (DT)?

De manera simple diré que el DT es un método para resolver cierto tipo de problemas usando herramientas básicas de diseño. Este proceso cobra todo su potencial al enfrentar una problemática cuya solución no es sistemática, sino que el propio problema es difícil de definir, y por lo tanto, su solución no es sólo adaptaciones a otras problemáticas.

Algo que me parece muy rescatable de esta herramienta es que busca desmitificar el proceso creativo, es decir, rompe la idea de la mente “caja negra” dentro de la cual ocurren cosas desconocidas y casi mágicas para que de repente aparezca una idea disruptiva. Argumenta que el proceso creativo sigue una secuencia razonablemente lógica, simple y aplicable para todos.

 

4 principios del diseño que aplican al Desing Thinking  

 

Reunir información

Con enfoque en la rimbombante palabra “usuario”, aquella persona que interactúa directamente con el objeto o proceso que requiere soluciones y puesto el énfasis en el usuario se recolecta la mayor cantidad de información. En otras palabras, el primer paso es crear una base de conocimiento del problema lo más amplia posible antes de pensar en solucionarlo.

 

Generar ideas

El empaparse del problema y sus características genera una “masa crítica” que permite proponer ideas creativas, es el famoso caso de la lluvia de ideas pero con conocimiento de causa y con un matiz en el valor que se requiere para proponer ideas -que suenen incluso- descabelladas pero que en su interior pueden tener soluciones reales. Esta parte del proceso usa el lenguaje de comunicación de los diseñadores, es decir, representaciones visuales como bocetos, fotografías, figuras, iconos, etcétera y son usados con la intención de asegurar la claridad en el entendimiento de la comunicación.

Identificar ideas clave

La realización o materialización de las ideas más sobresalientes permite definir o perfeccionar dichas ideas. No forzosamente necesitan ser sofisticados artefactos, pueden ser una vez más bocetos, pero en tres dimensiones dado que la intención de crearlos es un mejor entendimiento, en este caso, de las posibles soluciones.

 

Seleccionar e implementar

Con todo lo que las fases anteriores del proceso han generado se llega al momento de seleccionar la solución más adecuada y su implementación final. Al llegar a esta última etapa y cerrar el ciclo es muy importante romper otro mito: el proceso lineal.

Me atrevo a decir que la totalidad de los procesos son perfectibles/ perfeccionables, es una lección básica que se aprende en el ejercicio del diseño. Por lo tanto, el mito a romper es que la solución obtenida mediante el proceso de Desing Thinking es una y definitiva, en realidad es un proceso repetitivo, cíclico y en cada repetición se mejora a sí mismo.

 

El proceso de DT es un ejercicio de análisis y síntesis repetitivo:

Dsign Thinking 02.png

El Desing Thinking es más profundo que lo que he compartido en estas líneas, existen posgrados sobre el tema y consultorías especializadas. Sin embargo, el aplicar estos principios en la búsqueda de soluciones a los problemas que enfrenta una empresa definitivamente amplía las posibilidades de encontrar soluciones innovadoras que generen ventajas competitivas.

 

Suscríbete a nuestro blog