¿Cómo agregar oferta de valor a tu negocio?

Economía_Circular.png
Escrito por: Adrián Velazco

La película infantil de “El Rey León” (Disney 1994) nos enseñó la importancia y vigencia del ciclo de la vida. Una de las características más sobresalientes del círculo y de los procesos circulares es que pueden durar para siempre, ser eternos. Así pues, siendo tan importante el concepto circular, resulta predecible que la economía lo adopte en una de las tendencias más innovadoras y eficaces para generar valor para las empresas: la Economía Circular.

¿Qué es la Economía Circular?

La Economía Circular integra varias de las escuelas del pensamiento actuales que buscan crear una economía acorde al siglo XXI y su postulado básico es sustituir la actual economía lineal que produce, transforma, usa y desecha; por una nueva economía que sea restaurativa y circular en donde, al terminar el tiempo de vida de un producto, este se vuelva materia prima nuevamente para un nuevo producto, creando entonces un ciclo eterno.

 

4 Acciones básicas de la Economía Circular

  • Valor en la cadena de suministro: La economía lineal actual considera que los recursos necesarios para producir son accesibles, de bajo precio e interminables, en este momento de la historia es evidente cada vez más que los postulados anteriores se alejan de la realidad. Si en lugar de que todos los recursos usados para un producto terminaran en el relleno sanitario, fueran usados como materia prima para nuevos productos tendríamos:
     
    • Reducción de los costos directos involucrados en la producción.
    • Incursionar en nuevos mercados de los productos re-procesados a menores costos.
    • Generación de ganancias directas incrementando la utilidad.
  • Valor para el cliente: La economía lineal ve al cliente como una fuente inagotable de recursos para adquirir sus productos, por lo tanto, el cliente ve a su proveedor como aquel que secuestra sus recursos constantemente. Al crear un ciclo cerrado la cadena de suministros cambia de dirección y esto permite:
     
    • Ofrecer nuevos productos por parte del proveedor.
    • Convertir productos obsoletos en productos nuevamente utilizables.
    • Los productos que adquiere el cliente tienen un próximo y evidente destino tras ser usados y ya no es un problema el deshacerse de ellos.

Todos estos factores crean lealtad por parte de los consumidores y esta lealtad no depende sólo de comprar barato, sino de otras causas mucho más duraderas.

  1. Valor informativo: La mayoría de la información que una empresa obtiene de su producto/servicio una vez que es vendido/prestado es nula o frecuentemente obtenida por encuestas cuya objetividad es siempre cuestionable, sin mencionar sus altos costos. El recuperar tus productos permite una oportunidad única para observar con toda objetividad que fue lo que pasó con el producto, como se usó, que falló, etc. Áreas como mercadotecnia, diseño e ingeniería apreciarán innegablemente esta información.
  2. Valor medioambiental: El impacto ambiental actual de los procesos productivos se puede apreciar fácilmente en un relleno sanitario o en las costas de cualquier océano. Miles de toneladas de recursos que acaban enterrados de manera inerte y esto en el mejor pero poco frecuente caso, en la mayoría de los casos esos recursos terminan intoxicando la tierra, las aguas, el aire y la vida misma. Un cambio en esta realidad volviendo la economía del negocio en algo circular disminuirá la huella ecológica de la empresa y la percepción de la misma en la sociedad y en los propios colaboradores mejorará significativamente. Así, los clientes y gobierno percibirán nuestra actividad económica de una manera distinta.

Finalmente, la responsabilidad que cada empresario tiene con él mismo y su entorno será cumplida cada vez de mejor manera.

Las empresas que buscan crear valor deben de ver a la economía circular como una tendencia que llegó para quedarse y como su oportunidad para generar valor de manera innovadora.

Suscríbete a nuestro blog