6 Tips para mantener tu tienda en linea y no morir en el intento

6-tips-para-tu-tienda-en-linea_Next_Cloud.png
Escrito por: Next Cloud

Si estás pensando en abrir tu tienda en línea o ya la tienes, estos tips te pueden ayudar a mantener tu tienda en línea con un óptimo funcionamiento, incrementar tus ventas y hacer de tu página de e-commerce un éxito.

¡Haz crecer tu tienda en línea!


  1. De la vista nace el amor

Lo primero que deben ver tus clientes cuando entren a tu página son imágenes atractivas de tus productos. Cuida de las fotografías tengan buena calidad y que la página se vea “limpia”, evita demasiados adornos. También es importante que  tu página se visualice correctamente en dispositivos móviles. Recuerda que cada vez más usuarios prefieren utilizar su teléfono para hacer compras en línea en lugar de una computadora.

  1. Elige bien la descripción de tus artículos

Si publicas tu producto como “Bolso de Piel Vintage Rosa” en vez de “Bolso Mod. Aurora AU-4562”, será más fácil que los clientes encuentren tu tienda en línea. Recuerda que ellos no conocen tus códigos ni modelos y seguramente poco les importan.

Si tienes varios artículos con descripciones similares, identifícalas con palabras que se relacionen con la imagen para que tus clientes las recuerden más fácilmente. Además, debes proporcionar información suficiente sobre tus productos enfocándote en los beneficios que tus clientes tendrán al adquirirlos.

  1. Analiza las opciones de pago que ofrecerás

La forma más segura de recibir pagos desde tu tienda en línea es a través de una pasarela de pagos, las cuales cuentan con un riguroso sistema antifraude, particularmente importante en países como México, donde hay una clara tendencia al alza en fraudes relacionados con tarjetas de crédito en comercios electrónicos y que supera con mucho las transacciones ilegítimas por transferencia bancaria. Según la Condusef, la mayor parte de los cargos no reconocidos por el tarjetahabiente acaban siendo absorbidos por el negocio, o sea, tu negocio.

También es muy importante que evalúes si los medios de pago que pondrás a disposición de tus clientes van de acuerdo con tu modelo de ventas. Si tus stocks son limitados o tienen alta rotación, ofrecer depósito bancario o pago en efectivo en comercios puede obligarte a apartar tus productos por varios días para un cliente con el que no tienes la certeza de que cerrará la transacción de compra.

  1. Demuestra que eres confiable

No basta con ser honesto, también hay que parecerlo. Asegúrate de que tus clientes puedan acceder a toda la información necesaria sobre tu empresa: dirección, números de contacto, aviso de privacidad y políticas de envío y devolución, pero sobre todo, resume los puntos más importantes especialmente aquellos que tienen que ver con costos y tiempos de entrega y muéstralas en recuadros o formatos de texto muy visibles para que los clientes no puedan ignorarlas antes de realizar su pago. Así no sentirán que se les ocultó información o que deliberadamente la escribiste “en letra chiquita”.

  1. Promociona tu tienda en línea, publica ofertas y renueva tus productos

No permitas que tu página parezca abandonada, haz publicidad en redes sociales y realiza de manera regular campañas con ofertas de distintos artículos. Evalúa la posibilidad de contratar posicionamiento en los principales buscadores web. Si la naturaleza de tu negocio no permite la incorporación constante de nuevos artículos, al menos cámbialos periódicamente de posición en tu página para que no les salgan telarañas.

  1. Invita a tus clientes y atiéndelos como se merecen

Algunos de nosotros francamente nos espantamos cuando abrimos una página en Internet que se ve interesante y casi inmediatamente se despliega la ventana de registro. Si te es posible, según el tipo y costo de los artículos que ofreces, evita el registro obligatorio. Mejor invita a tus clientes a hacerlo ofreciéndoles algún beneficio y confirma su deseo de recibir información para que tus correos no acaben en la bandeja de spam.

Y, lo más importante, cumple las condiciones estipuladas. Si por alguna razón extraordinaria no tienes forma de hacerlo, contacta a tu cliente, habla con franqueza y ofrécele un reembolso. Tal vez pierdas la venta en esta ocasión, pero dejarás un buen sabor de boca en tu cliente y seguramente volverá a buscarte.

Fuente: Next Cloud

Suscríbete a nuestro blog