<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=218308005863699&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

¿Por qué son tan importantes los valores empresariales?

importantes-valores-empresariales
Escrito por: Vera Cortés

Muchas empresas piensan que contratar al candidato más capacitado o con más experiencia es sinónimo de éxito; sin embargo, cuando un colaborador no comparte los valores empresariales o no “hace match” con el resto del equipo, sus habilidades pasan a segundo plano. Puede no parecer importante, pero puede ocasionar estrés laboral, tanto para él como para sus compañeros y, a su vez, desencadenar un ambiente laboral tóxico o poco adecuado, mermando la productividad. Hoy te contamos más sobre la importancia de los valores empresariales y por qué no deberías considerarlo un elemento secundario.

 

¿Qué son los valores empresariales?

Al momento de fundar una empresa, cada emprendedor tiene en mente el objetivo de su negocio, su plan de acción y las metas que quiere alcanzar, pero no puede quedar de lado la parte personal, que mucho influye en el cómo se lograrán dichos objetivos y cuál será el trato dentro de la empresa para explotar la máximo las capacidades, tanto individuales, como de equipo.

Así, de manera concreta, los valores empresariales son “ideas o conceptos que determinan cómo se hacen las cosas. Son los pilares de la empresa, por lo que no basta con crearlos, hay que mantenerlos, ajustarlos si es necesario, promoverlos entre el personal y divulgarlos públicamente.” Mediante ellos logras que todos tus colaboradores estén alineados en una sola dirección. En realidad, los valores empresariales son el eje de la cultura empresarial y están directamente ligados a las convicciones de cada individuo, tanto en la forma de pensar como de actuar, de aquí que sea tan importante tenerlos bien definidos y presentes al momento de incorporar nuevos elementos al equipo de trabajo.

 

importantes-valores-empresariales 1

 

¿Por qué son importantes los valores empresariales al momento de la contratación?

Como ya revisamos anteriormente, los valores empresariales son importantes debido a que están estrechamente ligados con la forma en la que las personas se conducen, tanto en lo personal como en lo laboral. Cuando varios colaboradores no comparten los valores se refleja en la proactividad y el compromiso.

Esto es más importante para las nuevas generaciones, ya que no solo buscan un trabajo que es guste y sea bien remunerado, sino un lugar en el que puedan realizarse y “aportar algo al mundo”, buscan un lugar en el que puedan ser ellos mismos y generen un impacto importante. De hecho, el 84% de los millennials no aceptaría un empleo si no empata con sus valores empresariales. Esto quiere decir que, si bien cuando un colaborador no comparte los valores reduce su rendimiento, en el caso opuesto, su compromiso va más allá de lo laboral, la causa es asumida como propia y los objetivos son cumplidos mediante una forma de trabajo que disfrutan y comparten.

El portal especializado en recursos humanos, Randstad, asegura que los valores más importantes y recurrentes entre los colaboradores, destacan: la responsabilidad (65%), el compromiso (63%), la superación (45%) y la honestidad (44%). Y, si bien cada empresa tendrá sus propios valores empresariales, no está de más tomar esto en cuenta al momento de desarrollarlos.

Entre los principales beneficios se encuentran:

  • Menor rotación de personal
  • Mayor productividad
  • Incremento de creatividad
  • Trabajo en equipo
  • Compromiso
  • Competitividad
  • Superación
  • Fortalecimiento de comunicación corporativa
  • Desarrollo de talento
  • Creación de líderes
  • Crecimiento empresarial
  • Mejora en comunicación externa
  • Ambiente laboral favorable
  • Innovación
  • Atracción de talento

 

Comunicación, la clave del éxito de los valores empresariales

Una cosa es que tú como líder o fundador tengas claros los valores empresariales y otra muy distinta es que tus colaboradores o incluso clientes, los conozcan. Si estos no tienen conocimiento de ellos, los beneficios no serán los mismos.

Los valores empresariales son la base de tu negocio, representan tus ideales, tanto dentro como fuera de la empresa, por esto es importante que sean públicos. Cuando tus acciones reflejan tus valores, los candidatos “llegan solos” y las recomendaciones se convierten en una ventaja secundaria, ya que es posible que otras empresas o personas que requieren de tus servicios o productos empaticen con tus valores, lo que genera confianza y una mayor probabilidad de negocios.

Como ves, los valores empresariales bien estructurados y compartidos pueden impactar positivamente en tu negocio, así que, si aún no los tienes claros o no los has compartido con tus colaboradores, no esperes más y desarrolla una campaña de sensibilización. 

 

Suscríbete a nuestro blog